Ir al contenido principal

Porque mentimos

Nos encanta la mentira     






La mentira le encanta al niño que no quiere escuchar su realidad, es el antidepresivo del soñador, la droga del político, la carnada del Casanova, el escape del fracasado, la esperanza del creyente, la amnesia del pueblo, la risa del poderoso.

De la mentira se vive. La verdad nos tortura. Y no porque seamos indignos y cobardes. La verdad nos mata porque es insoportable. Es un veneno que nos quita el velo, trago a trago. Nos deja a afuera, nos confronta, nos obliga a destruir una parte nuestra...

¿Quieres triunfar en la ciudad de la sonrisa, en el averno de lo superficial y de las mentes codiciosas? ¡Miente!, a todos, a cada gente que diga “hola", a esos espejos de la calle que dictan verdad.

¿Vas a caminar en el fango, en el pesimismo, en la hiriente honestidad y en la claridad de la furia? ¡Finge!

Si quieres ser amado, deberás mentir.

Ser alguien más, ser alguien impropio, lisonjero, repetidor de frases similares como: “eres diferente a las demás", “eres única", “eres hermosa". ¡Carajo!, a veces me cuestiono si no se aburren las mujeres de escuchar lo mismo... Bueno, lo que importa es el mensajero y no el mensaje en estos casos. Sin embargo, todos tienen el mismo fin; conseguir y permanecer con esa persona que se quiere.

La verdad no es para cualquiera. Es para idealistas, para personas que aún creen en su prójimo. Es para aquellos que no temen herir a nadie, es para valientes que no tienen misericordia con los idiotas.

La verdad, es tan linda y cruel en un mismo tiempo. En este apogeo que vivimos donde las falsedades nos venden estilos de vida, productos, servicios, creencias, moldean mentes y destinos, quien porta la palabra sin mácula, se convierte en un desterrado, en un apátrida, en un ser libre y por tanto, solitario. La verdad sólo puede ser usada a solas, o con otros desterrados...

Pero nos encanta mentir. Nos encanta tanto que ya lo hacemos sin darnos cuenta.


Jonathan Haller

Posts Populares

Como ser Infeliz

Que opinas, estas de acuerdo, haces lo contrario, algunas de estas afirmaciones las practicas otras no....

El sintoma

Jacques Lacan

Creemos que decimos lo que queremos, pero es lo que han querido los otros, más específicamente nuestra familia, que nos habla.

Este nos debe entenderse como un complemento directo. Somos hablados y, debido a esto, hacemos de las casualidades que nos empujan algo tramado. Hay en efecto una trama-nosotros la llamamos nuestro destino”.
Conferencia dictada el 16/06/75


Eso que llamamos nuestro yo no es mas que la imagen especular del semejantes



Humor de Tute

Malditos consejos

Porque la gente en general es tan adicta a dar consejos al otro, tanto si los pide como si no?