Ir al contenido principal

Tengo un gran número de contactos

Hay un fenómeno que hoy día se da y es la sobre valoración que se da en tener un gran número de “amigos”.

Nos podemos dar cuenta que la mayoría de la gente se obsesiona en aparentar, acumular y dar valor a cosas externas, y la cuestión de los contactos entra dentro de estos cánones actuales amplificados por las redes sociales.

Si nos fijamos en los muros de Facebook, que es lo que mayormente circula a través de esta red social: links sobre noticias, vida social propia y ajena, deportes. Todo esto nos lleva a establecer relaciones superficiales, donde todos nosotros estamos mostrando nuestra cara mas amable. Un dia me hicieron este comentario “ si no estas en Facebook, no estas visible para nadie”, y pensé que tenia mucha razón, allí podemos encontrar desde familiares a antiguos compañeros de la escuela, hasta seguir a personajes que marcan nuevas tendencias.

Pero las preguntas que me surgen son:
realmente esta manera de comportarnos nos conduce a ser nosotros mismos?,
cuando nos adaptamos a estas exigencias sociales, lo hacemos para lograr un poco de aceptación por pertenecer al grupo?.




Es bueno recordar lo que opinaba Aristóteles sobre la amistad, según él existen tres tipos de amistad:

Por interés: estos no se quieren por si mismos sino por los beneficios que pueden alcanzar. Estas “amistades” que surgen por interés suelen ser objeto de reclamaciones y disputas, ya que su tratamiento esta en función por lo que cada uno de ellos exige cada vez más y cree recibir menos de lo que le corresponde.

Por Placer: estos solo piensan en aquello que les resulta agradable, por regla general suelen ser personas frívolas. Su cariño obedece a su propio gusto y no al modo de ser del otro. En los jóvenes, él opinaba que la amistad suele tener más su base en el placer que en la utilidad, debido a que persiguen lo que es agradable y presente, por esta razón los adolescentes suelen hacer fácilmente amigos pero también suelen dejar de serlo muy rápidamente.

Por Utilidad: según el filosofo, una amistad por utilidad está presente sobre todo en la vejez, en esa edad ya no se busca lo agradable o placentero sino lo útil.

Entonces, cual seria la amistad perfecta?, él intenta responder a esta pregunta diciendo: es aquella en que los hombres buenos e iguales, en virtud que éstos quieren el bien de ambos, tienen estos sentimientos por su propia índole y no por accidente como sucede en los tipos anteriormente nombrados. Aunque también remarca que este tipo de amistades son raras, debido a que requieren tiempo y trato para poder conocerse a fondo, donde no suele haber reproches ni reclamaciones ya que ningún verdadero amigo sentirá jamas envidia de los éxitos del otro, al contrario participará de este.


Que clase de amistad predomina en tu vida?

Posts Populares

Como ser Infeliz

Que opinas, estas de acuerdo, haces lo contrario, algunas de estas afirmaciones las practicas otras no....

Pensamiento adictivo

Proceso:
Carga emocional provocando en el sujeto incomodidad.
Trata de eliminar esta incomodidad racionalizando su estado e intenta buscar una solución
Aparece la frustración cuando no alcanza a dar con la solución
La frustración le provoca sentimientos de: culpa, dolor, miedo, ira
Estos sentimientos le provocan tal desagrado que el sujeto buscará la evasión a través del consumo de substancias adictivas, juego adictivo, comer compulsivamente .
El citado proceso no le llevará a encontrar la paz interior todo lo contrario, si este proceso es recurrente, el sujeto estará en camino de desarrollar una adicción.
Es el caso típico del paciente que cuando la situación le desborda su reacción es por impulsos, sin pararse a pensar lo que esta haciendo, primero actúa y después piensa, ¿que consigue con esto?, la aparición de la culpa que a su vez le genera ansiedad y esta ansiedad la tiene que acallar de alguna manera, o bien bebiendo, o cualquier substancia adictiva, o algunos de ellos dándose atracon…

Nuestros vinculos

Las personas nos encontramos vinculadas a otros a través de hilos invisibles, que nos hacen acercarnos o alejarnos, mantenernos al margen, percibir que somos importantes, que merecemos un lugar dentro de un grupo, o que por el contrario lo mejor es caminar en soledad sin implicarse demasiado en las relaciones.

John Bowlby (1907-1990)

Imagen sacada de DMA Gallery