Ir al contenido principal

Alegoría de la Cueva de Platón

Platón a través de esta metáfora intento describir como se posiciona el ser humano respecto a los conocimientos desde un punto de vista filosófico.

Repasando lo que él expresó, en esta metáfora estaríamos hablando de un mundo sensible, al que llegamos a través de los sentidos, percepciones, y el mundo inteligible, al cual solo podemos llegar mediante la razón.

En las representaciones gráficas, que todos hemos visto alguna vez, podemos observar como los protagonistas, los hombres, se encuentran ubicados en tres niveles distintos.






Por un lado encontramos aquellos humanos que solo pueden ver las sombras de los objetos y por lo tanto creen que esa es la única realidad, si esto lo trasladamos al terreno psíquico, diremos que estas sombras constituyen el registro de lo imaginario.

Vamos a poner un ejemplo de la vida diaria que representaría lo imaginario: cuando interactuamos con la gente por lo general nunca nos mostramos tal como somos, unas veces adoptamos el rol de ser personas abiertas, otras veces nos retraemos en nuestro comportamiento, mostramos nuestro “yo” dependiendo de como nosotros percibamos el ambiente donde estemos, y ya de pasada los otros nos percibirán dependiendo de “la mascara” que hayamos adoptado. Pero debéis tener en cuenta que muchas veces adoptamos la actitud contrapuesta a lo que realmente somos, si somos retraídos a fin de esconder nuestra manera de ser nos mostramos como todo lo contrario, así somos y actuamos desde nuestras neurosis.

Segundo nivel, cuando  son desatados de sus cadenas, ven que las imágenes eran reflejos de la hoguera y descubren que hay otra realidad diferente a las sombras que hasta este momento habían visto, esta nueva realidad si la llevamos otra vez al terreno de lo psíquico se corresponde a lo simbólico.

Donde situamos lo simbólico?, pues son aquellos constructos, palabras, conceptos que no se pueden medir y que nos vienen dados por la sociedad, la enseñanza, la política, tales como solidaridad, honestidad y una larga lista, que para cada uno de nosotros tiene un significado particular e intransferible. Muchas veces inconscientemente nos enarbolamos en la bandera del honor o de la solidaridad, para enmascarar otras cosas y nos auto-engañamos a nosotros mismos, esto tan solo se puede observar en el espacio terapéutico, pues en él y si el paciente es totalmente honesto consigo mismo desplegará toda una serie de discursos, que si esta atento a lo que dice,  se dará cuenta de que solo era eso, un enmascaramiento a otras razones a las cuales no estaba dispuesto a aceptar

Pero vamos un poco mas allá, si observamos hay otros hombres que están fuera de la caverna, ellos son los que pueden observar y ver que hay otro mundo mucho mas amplio y que el paisaje que hay fuera es inabarcable, se extiende mucho mas allá de lo que sus ojos pueden ver, a nivel psíquico lo llamaremos lo real.

Para finalizar pongamos un ejemplo de lo que es lo real, a nivel psíquico, es lo imposible, aquello que no se puede nombrar fuera del lenguaje, simbolizar, imaginar, no obstante siempre está presente. Un ejemplo para entenderlo es: son reales la vida y la muerte, cuando nacemos, como seres humanos pertenecemos a lo real, un bebé no tiene un Yo definido, lo tendrá cuando se reconoce a partir de la figura materna y mas tarde con la adquisición del lenguaje, a partir de aquí el bebe cuando se reconoce primero, para mas tarde diferenciarse de la madre es cuando entrará en el imaginario adquiriendo de esta manera el estatus de sujeto y a partir del cual irá moldeado su Yo.

Hasta aquí he intentado trasladar a nivel psíquico esta metáfora del filosofo Platón, y que tiene que ver también con lo inconsciente, espero que os haya gustado este tema que reconozco es un tanto difícil de entender.


Gracias por leerme y compartir.

Posts Populares

VIVE Y DEJA VIVIR

Último post de la temporada, espero que tengas un buen verano y unas merecidas vacaciones, nos vemos en setiembre. 












Gracias por leer y compartir

Paradojas de la vida cotidiana

Una paradoja es una verdad que parece una mentira.
Jorge Luis Borges

El término paradoja significa: “directamente contrario a la opinión que sobre un tema se tiene” o “conocimiento que se opone al sentido común”. (Castellá 2001:9).
Al encontrarnos frente a una paradoja, ésta nos confunde de inicio, ya que viene a romper con la idea generalizada que tenemos acerca de ese tema; de entrada nos choca y desafía nuestra razón, y quizás la primera sensación que experimentamos sea de rechazo e incredulidad. Sin embargo, a la vez nos seduce, nos llena de asombro, nos deja perplejos, nos deslumbra y se mantiene presente revoloteando en nuestra cabeza, hasta el momento en que finalmente admitimos la gran verdad que la paradoja encierra.

Budistas , chamanes y grandes sabios han utilizado las paradojas a través de los siglos para transmitir mensajes, enseñanzas y para que sirvan de guía a las personas hacia la solución de algún conflicto o dilema.
Una de las grandes paradojas de todos los tiempos…

Sujetos pensamientos y actitudes

La Falta y el Deseo


La verdad


Lo Real y la Repetición

Imagenes de Velos de faltas