Ir al contenido principal

TDAH








Este post es mi opinión particular sobre el TDAH, se que pueda haber padres quienes tengan hijos diagnosticados, lo que pretendo es que al leer lo que voy a escribir intenten leerlo con otra perspectiva, se que no todo el mundo estará de acuerdo con lo que aquí expreso

En primer lugar el TDAH no existe, si un hijo tiene un problema, ya sea que no presta atención, no se adapta, mejor dicho no se ajusta a una serie de normas sobre todo dentro de la escuela, o con sus amigos, sea el motivo que sea, el diagnostico acaba siendo que tiene un TDAH, para a continuación recetarle la pastilla, que por cierto tiene efectos secundarios bastante peligrosos. Que hemos conseguido con esto, que el niño ya ha sido etiquetado y ha entrado en la dinámica de la medicación ( ha entrado dentro del sistema).

Imaginemos por un momento una familia donde la “violencia” está instalada, pasan cosas y el niño como es de esperar, reacciona. Donde se suele poner el problema, evidentemente, donde es mas fácil, es en el niño. Vamos a decir que el síntoma del mal funcionamiento familiar, es el niño.

Un individuo adulto puede evitar y vivir sintomaticamente, no tiene mayores problemas en aguantarlos y seguir adelante. El problema viene cuando dichos problemas del adulto se proyectan, como si fuese un espejo, en el hijo.


Cuando aún no se había extendido tanto este “trastorno”, el adulto ante estos hechos , le asaltaba la típica pregunta ¿Que habré hecho yo…..?, pero actualmente esto ha cambiado radicalmente, con las pastillas para todos los trastornos. Si el hijo presenta un problema, y la ANGUSTIA que le ocasiona dicho problema, la expresa con problemas conductuales, inmediatamente se le diagnosticará con TDAH, a partir de aquí quien tendrá realmente un problema será el niño, siendo tan solo un reflejo del entorno en el que vive.

Tanto el diagnostico como su tratamiento lo que hacen es poner un parche ( que puede resultar muy costoso) a la situación y por otra parte la pastilla hace que todos “permanezcan callados”, por lo que el problema central queda latente para no resolverse.

De esta situación, por un lado el niño no se puede defender, los padres no quieren ver lo que pasa en el entorno, y por último los profesionales, muchos de ellos encuentran en el tratamiento la solución perfecta a fin de cubrir la falta de escucha. Es lo que se da en la actual sociedad, fácil, rápido y mantener independiente al sujeto, pero dependiente de una pastilla, que a la larga altera igual que las drogas sobre las que advertimos a los adolescentes que no tomen cuando salen de fiesta, menuda hipocresía la nuestra.

Y no solo hablamos de familias desestructuradas o familias donde no se tiene tiempo ni tampoco se ponen medidas para atender realmente a los niños, el diagnostico y la pastilla también se emplea cuando nos encontramos con niños que tienen habilidades y tendencias que no se corresponde ni con los cánones establecidos ni con el medio y que por lo tanto no se les presta atención. Aparece el típico comentario, su hijo no tiene un don o tiene una media mas elevada que la del resto, la sentencia tiene un nombre “TDAH”, con la iglesia hemos topado, que mediante estudios subvencionados aseguran que esto es así y no hay mas alternativas.

Se han preguntado Vds?, como es que actualmente hay tantos casos diagnosticados con TDAH?, antes, estas particularidades se daban en una ínfima parte de la población,eran casos muy raros y la mayoría de las veces su causante eran congénitas. Pero ahora esto ha cambiado y ante cualquier disfunción lo diagnostican como TDAH.

Lo peor de todo es lo que el  diagnostico lleva implícito: si el niño tiene problemas se le da una pastilla para cada trastorno que presente, benzodiacepina si se pone nervioso, o Ritalin para el TDAH, y todo arreglado, los padres se quitan responsabilidad, los maestros se quitan su faena y el perjudicado es el propio niño a quien se le anula como verdadero sujeto para pasar a ser un objeto del sistema. 

Gracias por leerme, hasta el próximo post.

Posts Populares

Paradojas de la vida cotidiana

Una paradoja es una verdad que parece una mentira.
Jorge Luis Borges

El término paradoja significa: “directamente contrario a la opinión que sobre un tema se tiene” o “conocimiento que se opone al sentido común”. (Castellá 2001:9).
Al encontrarnos frente a una paradoja, ésta nos confunde de inicio, ya que viene a romper con la idea generalizada que tenemos acerca de ese tema; de entrada nos choca y desafía nuestra razón, y quizás la primera sensación que experimentamos sea de rechazo e incredulidad. Sin embargo, a la vez nos seduce, nos llena de asombro, nos deja perplejos, nos deslumbra y se mantiene presente revoloteando en nuestra cabeza, hasta el momento en que finalmente admitimos la gran verdad que la paradoja encierra.

Budistas , chamanes y grandes sabios han utilizado las paradojas a través de los siglos para transmitir mensajes, enseñanzas y para que sirvan de guía a las personas hacia la solución de algún conflicto o dilema.
Una de las grandes paradojas de todos los tiempos…

VIVE Y DEJA VIVIR

Último post de la temporada, espero que tengas un buen verano y unas merecidas vacaciones, nos vemos en setiembre. 












Gracias por leer y compartir

Sujetos pensamientos y actitudes

La Falta y el Deseo


La verdad


Lo Real y la Repetición

Imagenes de Velos de faltas