Ir al contenido principal

El Miedo




El miedo es una emoción que todos a lo lago de nuestra vida hemos experimentado.

Nos provoca una sensación de angustia cuando percibimos una amenaza.

Emoción---→ forma parte de nuestra naturaleza

Sensación y percepción --→ forman parte de nuestro sistema senso-perceptivo. A modo de resumen, cuando un estimulo se presenta ante nosotros, los sentidos ( vista, oído, tacto) se adaptan para responder a este. Intervienen las neuronas receptivas que son las encargadas de tomar la información del estimulo, mediante la conexión de diferentes neuronas elaboran las cualidades del estimulo para darle sentido, lo relacionan con conocimientos previos y finalmente lo reconocen.

Aclarar que no existe algo en si mismo que sea una amenaza, siempre lo será para alguien, como hemos visto tanto la percepción como la sensación dependen de los recursos que cada uno tenga para enfrentar la amenaza. El mar con un fuerte oleaje puede ser una amenaza para alguien que no sepa nada, pero un reto para un buen nadador, como vemos cambia la forma de percibirlo según cada sujeto.

Cuando experimentamos miedo, se producen a la vez una serie de reacciones en cadena, sentirnos avergonzados, humillados, rabia, impotencia, experimentamos una doble reacción, el miedo en si y las emociones que nos genera este.


La secuencia serie la siguiente.

Registramos una amenaza =====> Reacción --→ Miedo ====> Respuestas Internas--→

Reacción al miedo ( vergüenza, rabia….).

La respuesta interna al miedo es la mas importante, según sea su calidad actuara atenuando o magnificando el miedo original.

Porque actuamos así, una de las razones son una serie de creencias que tenemos acerca del miedo:

  • Es una emoción indigna---→ actitud de des-calificación, son las creencias culturales que han generado respecto al miedo.

  • Equiparar dicha emoción a la cobardía.

Estos dos ejemplos nos muestran la creencia que el verdadero problema es el miedo como una perturbación y que hay que tratar de no sentir.

Pero podemos darle la vuelta a esta manera de encarar una emoción que es innata en nosotros.

En primer lugar el miedo es necesario para nuestra supervivencia, ya que nos indica que en principio puede haber una amenaza. No obstante esta emoción dependerá de la desproporción que existe entre la magnitud de la amenaza y los recursos que tenemos para afrontarla.

Tenemos que distinguir entre:

Miedo funcional. La angustia que sentimos es desproporcional entre el peligro a que nos enfrentamos y los recursos de que disponemos y ademas pone en marcha la tarea de equilibrar tal desproporción..

Miedo disfuncional. La angustia nos inhibe, desorganiza y nos bloquea la posibilidad de experimentar y de aprendizaje.

Curar el miedo significa transformar el miedo disfuncional en funcional. La funcionalidad o no dependerá de como se lleve a cabo la respuesta interior que se produce en relación al miedo que se siente.

Pongamos un ejemplo:

Un individuo que se ha quedado sin trabajo, esta situación le genera incertidumbre, angustia, supongamos que tiene una entrevista de trabajo, su angustia aumenta solo con pensar que no será capaz de pasar la entrevista, se hace auto reproches como, soy un fracasado, no sirvo para…, no voy a encontrar…., y un largo etc.

Este individuo tiene dos problemas, el estar sin trabajo y la angustia solo con pensar que puede que no sea capaz de pasar la entrevista. Sus pensamientos e ideas recurrentes son las que realmente hacen que la entrevista sea un problema que le causa temor. Como consecuencia en este contexto psicológico solo podrá mostrar una mínima parte de su capacidad.

Otro sujeto en esta misma situación afronta la situación de forma totalmente diferente, no anticipa nada, ni se auto reprocha a si mismo, simplemente se centra en la entrevista y si no sale bien analizará a posteriori en que ha fallado. La situación es la misma pero el trato ante un posible resultado negativo es encarar-lo de forma diferente: tranquilidad versus terror.

Estas dos maneras de asumir los retos tienen que ver con los mensajes y el trato que hemos recibido en nuestra infancia, pasando a ser diálogos internos de cada uno. Los dos tienen un evaluador interno que opera de distinta manera.

En la relación evaluador evaluado, se instala buena parte del destino psicológico de una persona ya sea:

De manera curativa, en la que se van resolviendo los problemas que van apareciendo, o

Como una autentica fabrica de sufrimiento y enfermedad.

Si se padece de miedo dis-funcional, que le angustia y paraliza, se puede realizar estos ejercicios:

Identificar con claridad y precisión lo que asusta.

Observar como es el aspecto personal que siente miedo, es decir su aspecto temeroso. Puede dibujar la figura humana que refleje este miedo, esto ayuda a percibir mejor el aspecto miedoso.

Imaginar este aspecto como si estuviese delante de uno, observar que reacción emocional le provoca. Se puede entablar un dialogo con él, de esta manera se está encarnando el papel del evaluador interno del miedo.

Imaginar que se pone en el papel del aspecto temeroso e intentar escuchar lo que el evaluador interno dice.

Fijarse lo que se necesita recibir tanto en palabras como en acciones por parte del evaluador a fin de sentirse ayudado para fortalecerse.

Continuar practicando este dialogo interior tanto como sea necesario, hasta que los dos personajes recuperen el vinculo de cooperación.

Recordar que existen los dos personajes, están en uno mismo. Familiarizarse con ellos en la vida diaria, en que momento esta actuando el temeroso y cuando lo hace el evaluador interno, como es el momento y la relación entre ambos.

Cuanto más solidaria y cooperación sea esa relación mas podrá disolver el miedo dis-funcional.


Recordar que son solo pautas en casos en que el miedo se presenta en algunas ocasiones, para otras circunstancias donde este no permite llevar una vida funcional, será conveniente acudir a un psicólogo. 

Para finalizar os dejo un video que a mi particularmente me gusta mucho. 


Gracias por leerme, hasta el próximo post.

Posts Populares

Paradojas de la vida cotidiana

Una paradoja es una verdad que parece una mentira.
Jorge Luis Borges

El término paradoja significa: “directamente contrario a la opinión que sobre un tema se tiene” o “conocimiento que se opone al sentido común”. (Castellá 2001:9).
Al encontrarnos frente a una paradoja, ésta nos confunde de inicio, ya que viene a romper con la idea generalizada que tenemos acerca de ese tema; de entrada nos choca y desafía nuestra razón, y quizás la primera sensación que experimentamos sea de rechazo e incredulidad. Sin embargo, a la vez nos seduce, nos llena de asombro, nos deja perplejos, nos deslumbra y se mantiene presente revoloteando en nuestra cabeza, hasta el momento en que finalmente admitimos la gran verdad que la paradoja encierra.

Budistas , chamanes y grandes sabios han utilizado las paradojas a través de los siglos para transmitir mensajes, enseñanzas y para que sirvan de guía a las personas hacia la solución de algún conflicto o dilema.
Una de las grandes paradojas de todos los tiempos…

VIVE Y DEJA VIVIR

Último post de la temporada, espero que tengas un buen verano y unas merecidas vacaciones, nos vemos en setiembre. 












Gracias por leer y compartir

Sujetos pensamientos y actitudes

La Falta y el Deseo


La verdad


Lo Real y la Repetición

Imagenes de Velos de faltas