Ir al contenido principal

La Inmadurez

Seguro que todos habéis conocido alguna persona adulta que en ciertos aspectos se comportaba como si de un niño se tratase. Esta manera de relacionarse y comportarse es lo que se llama en psicología ser Inmaduro emocionalmente.

Este tipo de personas a pesar de estar ya adentradas en la adultez, manifiestan unos rasgos psicológicos propios de la infancia, dan la impresión que ni los años ni sus experiencias a lo largo de su vida les han servido para adquirir un equilibrio en sus acciones.

Que se esconde detrás de estos comportamientos?, el apego emocional que se adquiere durante la infancia, el contacto y las primeras relaciones que un niño adquiere con su principal cuidador, sea la madre o otro sujeto que supla las funciones parentales. Con un apego inseguro, el sujeto va adquiriendo unas características inmaduras emocionalmente, son personas mas susceptibles al placer y por contra muy poco tolerantes al dolor. Estas dos facetas desembocan en un infantilismo cognitivo y un egocentrismo que hace que el sujeto no sea capa de desapegarse de nadie y de nada. Un adulto que sigue teniendo las típicas pataletas de niño.







Cuales son los rasgos característicos de una persona emocionalmente inmadura?, según investigaciones psicológicas llevadas a cabo:


  • Bajo umbral para el dolor: Evita afrontar o ignora las situaciones de dolor. Cuando experimenta incomodidad, provenga de donde provenga, le resulta insoportable, convirtiendo la situación en sufrimiento y pesadilla.
  • Siempre en búsqueda de sensaciones: nada le parece suficiente, se comporta como un adicto a la novedad y estimulación.
  • Baja tolerancia a la frustración: cuando una situación no resulta ser como le gustaría que fuese, se desencadena en él, la ira y pataletas, mediante la sofisticación o disimulación.
  • Emociones: ante los problemas su preocupación es dirigida a aliviar el malestar en vez de resolver el problema, esto significa que si lo repite en el tiempo, los problemas quedarán sin solucionar.
  • Introspección: dificultades para observarse y evaluarse, lo que implica que su auto-concepto y auto-conocimiento son pobres, superficiales y estériles.
  • Su ilusión o fantasía: defienden y mantienen la creencia irracional que el mundo es estable, que no cambia. Esta visión hace que su mente no este preparada para las perdidas.
  • Impulsividad: su auto-control es muy deficiente, los estímulos tienen gran poder sobre su conducta. La falta de una actitud reflexiva le hace asumir comportamientos donde el primer impulso es actuar y después pensar. Primero aparece la emoción y después el pensamiento.
La persona que es madura emocionalmente, es capaz de ver lo que es, tiene una visión realista y se quita el velo de el auto-engaño. La persona inmadura emocionalmente, no suele arriesgarse, el riesgo le incomoda. No pone en peligro su fuente de seguridad y placer. Queda enganchado a su pasado, es su piedra angular.

Al fortalecer el amor propio y la dignidad se logra fortalecer la seguridad en uno mismo que permite un crecimiento personal y autentico.

Gracias por leerme y compartir.

Posts Populares

Tengo un gran número de contactos

Hay un fenómeno que hoy día se da y es la sobre valoración que se da en tener un gran número de “amigos”.
Nos podemos dar cuenta que la mayoría de la gente se obsesiona en aparentar, acumular y dar valor a cosas externas, y la cuestión de los contactos entra dentro de estos cánones actuales amplificados por las redes sociales.
Si nos fijamos en los muros de Facebook, que es lo que mayormente circula a través de esta red social: links sobre noticias, vida social propia y ajena, deportes. Todo esto nos lleva a establecer relaciones superficiales, donde todos nosotros estamos mostrando nuestra cara mas amable. Un dia me hicieron este comentario “ si no estas en Facebook, no estas visible para nadie”, y pensé que tenia mucha razón, allí podemos encontrar desde familiares a antiguos compañeros de la escuela, hasta seguir a personajes que marcan nuevas tendencias.
Pero las preguntas que me surgen son: realmente esta manera de comportarnos nos conduce a ser nosotros mismos?, cuando nos adaptamo…

Como ser Infeliz

Que opinas, estas de acuerdo, haces lo contrario, algunas de estas afirmaciones las practicas otras no....

El sintoma

Jacques Lacan

Creemos que decimos lo que queremos, pero es lo que han querido los otros, más específicamente nuestra familia, que nos habla.

Este nos debe entenderse como un complemento directo. Somos hablados y, debido a esto, hacemos de las casualidades que nos empujan algo tramado. Hay en efecto una trama-nosotros la llamamos nuestro destino”.
Conferencia dictada el 16/06/75


Eso que llamamos nuestro yo no es mas que la imagen especular del semejantes



Humor de Tute