Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

Sé auto-valorarme?

Recordando el post sobre la auto-estima, he incorporado al final, un test de valoración

Auto-valoración y auto-estima son conceptos sinónimos e incluyentes, es decir cuanto mas alto me valoro a mi mismo/a mas alta es mi auto-estima.
Tener un buen concepto de uno mismo, es fundamental para cuidarse y reconocerse como un ser digno, además es un punto de referencia para saber cuanto se “ama” a los demás y lo mas importante, es un factor de protección para las enfermedades psicológicas, genera bienestar y calidad de vida.
Cuando no nos amamos a nosotros mismo nos desconocemos a nosotros mismos.
El concepto de nosotros mismo desde un punto de vista global es la imagen de nosotros mismo , el yo ideal y la auto-estima.
La autoestima exige que podamos aceptarnos tal y como somos, controlar nuestras emociones, saber negociar con los demás, hacer frente a los conflictos, aceptar lo que nos sucede, afirmarnos frente a los demás y confiar en nosotros mismos.

Quitar lo superfluo

En la sociedad actual se nos bombardea continuamente con propaganda para que consumamos, seamos esto o aquello, adquiramos nuevos retos, y una larga lista, pero os habéis preguntado si realmente necesitamos todo esto para vivir felizmente y sin agobios?, muchas personas se estresan por no poder alcanzar estas perspecitvas que se nos impone, un largo periodo de estrés desemboca en depresiones donde el individuo cae en un pozo donde nada mas ve que oscuridad y es difícil salir de él sin ayuda.
Hay muchas webs e incluso desde la psicología que están lanzado el mensaje de que uno puede ser feliz permanentemente, la llamada psicología positiva, yo personalmente lo considero un error, como sujetos que somos nuestras emociones tanto negativas como positivas existen y lo mas importante se dan y las experimentamos todos en algún momento, por lo que la felicidad como estado permanente realmente no existe.
Hoy en día y a causa de las circunstancias que vivimos ocasiona un sentimiento de infelicida…

El Inconsciente

A que llamamos Inconsciente?, a lo largo de la historia se le ha llamado de diversas formas:
Parménides lo llamó Alma
Hipócrates lo llamó Timo
Sócrates lo llamó Ser, esencia
Platón lo llamó Idea, sustancia
Aristóteles lo llamó Energía dinámica
A partir de Sigmund Freud con su concepto de LIBIDO, encontró que en el ser humano existían “dos vidas” una a la que denominó Consciencia y la otra la llamó Inconsciente, aquella parte de nosotros que sabemos que existe pero no somos consciente de ello.
Algunos psicoanalistas que siguieron su camino después de A. Freud lo pasaron a llamar de otras maneras:
Adler lo llamó Sub-consciente
Jung, Fromm lo denominaron inconsciente colectivo e individual
Rogers lo llamó “el sí mismo”
Pearls lo llamó como “el perro de abajo” siendo el consciente “ el perro de arriba”.
Que tienen en común todas las atribuciones de estos pensadores en relación a inconsciente, pues que es algo que habita en nosotros pero con la particularidad que no sabemos conscientemente que lo ten…

La Inmadurez

Seguro que todos habéis conocido alguna persona adulta que en ciertos aspectos se comportaba como si de un niño se tratase. Esta manera de relacionarse y comportarse es lo que se llama en psicología ser Inmaduro emocionalmente.
Este tipo de personas a pesar de estar ya adentradas en la adultez, manifiestan unos rasgos psicológicos propios de la infancia, dan la impresión que ni los años ni sus experiencias a lo largo de su vida les han servido para adquirir un equilibrio en sus acciones.
Que se esconde detrás de estos comportamientos?, el apego emocional que se adquiere durante la infancia, el contacto y las primeras relaciones que un niño adquiere con su principal cuidador, sea la madre o otro sujeto que supla las funciones parentales. Con un apego inseguro, el sujeto va adquiriendo unas características inmaduras emocionalmente, son personas mas susceptibles al placer y por contra muy poco tolerantes al dolor. Estas dos facetas desembocan en un infantilismo cognitivo y un egocentrismo…