Ir al contenido principal

Quitar lo superfluo

En la sociedad actual se nos bombardea continuamente con propaganda para que consumamos, seamos esto o aquello, adquiramos nuevos retos, y una larga lista, pero os habéis preguntado si realmente necesitamos todo esto para vivir felizmente y sin agobios?, muchas personas se estresan por no poder alcanzar estas perspecitvas que se nos impone, un largo periodo de estrés desemboca en depresiones donde el individuo cae en un pozo donde nada mas ve que oscuridad y es difícil salir de él sin ayuda.

Hay muchas webs e incluso desde la psicología que están lanzado el mensaje de que uno puede ser feliz permanentemente, la llamada psicología positiva, yo personalmente lo considero un error, como sujetos que somos nuestras emociones tanto negativas como positivas existen y lo mas importante se dan y las experimentamos todos en algún momento, por lo que la felicidad como estado permanente realmente no existe.

Hoy en día y a causa de las circunstancias que vivimos ocasiona un sentimiento de infelicidad y frustración, y muchas personas experimentan esta infelicidad por haber creído que puede permanecer en un estado de goce permanente por el mero hecho de haber alcanzado algún nivel de ingresos, estatus social permanente, relaciones inmunes y perdurables en el tiempo, cuando la realidad nos demuestra que esto no es así.

Construimos nuestro estado ideal de vida, según nuestras creencias y posibilidades, pero siempre evolucionamos de manera que este ideal está fuera del alcance. Lo sano es poder vivir con la menor sensación de infelicidad, menos atención hacia la presión social, no estar pendientes de la validación de terceros o de la auto-critica.

No dejarnos influir por la presión actual empieza cuando nos damos cuenta que las adversidades que nos vamos encontrando son un impedimento para ser felices en el momento presente, actuar de esta manera nos ayudará a solucionar las vicisitudes propias de la existencia.

En definitiva se trata de aceptar que los bienes materiales y no materiales ( pareja, hijos, amigos) no son imprescindibles para que podamos ser felices, así si en cualquier momento nos quedamos sin ellos, podremos buscar soluciones, lidiar con los problemas y disfrutar de nuestros nuevos logros.


Un relato en forma de cuento que expresa el tema del post.

Cuentan que un turista en Israel quiso conocer al célebre rabino Hilel el Sabio. Cuando entró en su casa, le sorprendió ver que ésta consistía en una sola estancia llena de libros y un único taburete donde sentarse. El turista preguntó:

Pero, Rabí, ¿donde están sus muebles?

¿Y dónde están los tuyos? —replicó el sabio. —Pero yo estoy aquí de paso…

¿Y cómo piensas que estoy yo? —concluyó el Rabí.


La verdadera causa de la infelicidad es creer que carecemos de cosas. Y, por el contrario, la clave del bienestar está en saber que nos sobra de todo.

Gracias por leerme y compartir.

Posts Populares

Tengo un gran número de contactos

Hay un fenómeno que hoy día se da y es la sobre valoración que se da en tener un gran número de “amigos”.
Nos podemos dar cuenta que la mayoría de la gente se obsesiona en aparentar, acumular y dar valor a cosas externas, y la cuestión de los contactos entra dentro de estos cánones actuales amplificados por las redes sociales.
Si nos fijamos en los muros de Facebook, que es lo que mayormente circula a través de esta red social: links sobre noticias, vida social propia y ajena, deportes. Todo esto nos lleva a establecer relaciones superficiales, donde todos nosotros estamos mostrando nuestra cara mas amable. Un dia me hicieron este comentario “ si no estas en Facebook, no estas visible para nadie”, y pensé que tenia mucha razón, allí podemos encontrar desde familiares a antiguos compañeros de la escuela, hasta seguir a personajes que marcan nuevas tendencias.
Pero las preguntas que me surgen son: realmente esta manera de comportarnos nos conduce a ser nosotros mismos?, cuando nos adaptamo…

Como ser Infeliz

Que opinas, estas de acuerdo, haces lo contrario, algunas de estas afirmaciones las practicas otras no....

El sintoma

Jacques Lacan

Creemos que decimos lo que queremos, pero es lo que han querido los otros, más específicamente nuestra familia, que nos habla.

Este nos debe entenderse como un complemento directo. Somos hablados y, debido a esto, hacemos de las casualidades que nos empujan algo tramado. Hay en efecto una trama-nosotros la llamamos nuestro destino”.
Conferencia dictada el 16/06/75


Eso que llamamos nuestro yo no es mas que la imagen especular del semejantes



Humor de Tute