Ir al contenido principal

Las adicciones

Hay un deseo de acceder al Yo, pero el drogadicto se auto-castiga igual que sus impulsos vitales fueron castrados durante su primera infancia, matando su espontaneidad vital.

En un principio el drogadicto afirma haber experimentado sentimientos de una intensidad desconocida, no obstante este hecho le hace ver mas claramente el vacío que existe en su habitual vida emocional.

Incapaz de pensar que puede existir sin la adicción, empieza su deseo de repetir la experiencia.








Sabe que existe su Yo, pero también sabe que desde su infancia su Yo verdadero, no tiene oportunidad alguna de vivir.

Llega a un acuerdo con el destino, encontrarse de vez en cuando con su Yo sin que nadie se de cuenta, ni siquiera él mismo, es la adicción la que realiza la experiencia, el efecto le viene de afuera, nunca llegara a ser parte integrante de su Yo, él nunca tendrá que asumir responsabilidad alguna por sus sentimientos.

Entre chute y chute: la apatía, letargo, vacío, miedo, el chute es como un sueño que se olvida y no puede tener efecto sobre la totalidad de la vida.


Y así una y otra vez, repetir para no recordar. 

Posts Populares

Como ser Infeliz

Que opinas, estas de acuerdo, haces lo contrario, algunas de estas afirmaciones las practicas otras no....

El sintoma

Jacques Lacan

Creemos que decimos lo que queremos, pero es lo que han querido los otros, más específicamente nuestra familia, que nos habla.

Este nos debe entenderse como un complemento directo. Somos hablados y, debido a esto, hacemos de las casualidades que nos empujan algo tramado. Hay en efecto una trama-nosotros la llamamos nuestro destino”.
Conferencia dictada el 16/06/75


Eso que llamamos nuestro yo no es mas que la imagen especular del semejantes



Humor de Tute

Malditos consejos

Porque la gente en general es tan adicta a dar consejos al otro, tanto si los pide como si no?